El Ministerio de Consumo sacó este lunes a consulta pública su proyecto para la implantación de un etiquetado inclusivo para personas con discapacidad visual. Su creación será posible gracias a la reforma que impulsó el titular de dicho ministerio, Alberto Garzón, de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, aprobada el 25 de febrero.

Así lo anunciaron este lunes fuentes de su departamento, que recordaron que dicha modificación “reconoce” a las personas con discapacidad su condición de “personas consumidoras vulnerables”, ya que su situación les impide ejercer sus derechos en materia de consumo “en igualdad de condiciones que el resto de personas consumidoras”.

Con el “objetivo fundamental” de “garantizar” los derechos de los consumidores vulnerables en sus relaciones de consumo, por medio de esta norma el gabinete de Garzón pretende “abordar” la regulación del etiquetado en alfabeto braille y “otros formatos” con el reto de “garantizar la accesibilidad universal a bienes y productos de consumo de especial relevancia”.

De este modo, con la consulta pública previa, este lunes arranca el proceso para regular reglamentariamente un etiquetado en alfabeto braille, así como en “otros formatos” que “garanticen” la accesibilidad “universal” de aquellos bienes y productos de consumo de “especial relevancia” para la protección de la “seguridad, integridad y calidad de vida, especialmente de las personas ciegas y con discapacidad visual como personas consumidoras vulnerables”.

“En principio”, se aplicará a los productos de consumo general empaquetado, como carnes, pescados, huevos, leche, café o conservas, y a los “potencial o claramente peligrosos”, entre los que se incluyen productos de higiene, abonos, plaguicidas, pegamentos, encendedores y cerillas o bombonas de gas.

INFORMACIÓN QUE DEBE CONTENER

Por lo que respecta a la información sobre el producto que debe contener ese etiquetado inclusivo, las mismas fuentes explicaron que tendrá que incluir la información “mínima básica”, esto es denominación, naturaleza, fecha de caducidad o consumo preferente y alérgenos, así como la información “dinámica y extensiva” del mismo, como nombre y dirección de la empresa productora, composición y finalidad del producto, calidad, cantidad neta o categoría, fecha de producción, sistema de información nutricional e instrucciones para su “correcto uso o consumo”.

En este sentido, las citadas fuentes hicieron hincapié en que, como consecuencia del “gran avance tecnológico” que ha supuesto la nueva era digital, “surge la necesidad” de “garantizar” la “disponibilidad” de una información “clara, accesible y fácil de manejar” sobre los bienes y productos mediante la adopción de un “enfoque no discriminatorio en la transformación digital”.

“De esta manera, la transformación digital se convierte en una apertura de nuevas oportunidades de consumo accesibles”, señalaron las mismas fuentes, que añadieron que “un ejemplo” de estas nuevas oportunidades sería la utilización de códigos de respuesta rápida (QR) en el etiquetado de bienes y productos de consumo, así como “otros aplicativos derivados de la tecnología”.

Para Consumo, la “generalización” de estas herramientas es un “factor de la máxima importancia” de cara a la “inclusión” de estas personas en la sociedad, en los términos establecidos en la Convención Internacional de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, así como en el Texto Refundido de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social, aprobado mediante Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre.

CUMPLIMIENTO DE LOS ODS

En paralelo, estimó que, con este real decreto también “se avanza” en el “cumplimiento” de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 y, “principalmente”, de los ODS 10, para la reducción de las desigualdades, y 12, de producción y consumo responsables.

El Ministerio de Consumo recordó que, actualmente, 4,3 millones de personas en España tienen algún tipo de discapacidad, según la Encuesta de Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia, EDAD 2020, del Instituto Nacional de Estadística.

Durante su comparecencia, el pasado 22 de junio, en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados, el ministro Alberto Garzón ya avanzó que su departamento está “trabajando” en este etiquetado “accesible” para atender las necesidades de las personas con discapacidad visual, en colaboración con entidades entre las que citó a la ONCE y al Cermi.

Fuente: SERVIMEDIA

Este sitio es propiedad de Red de Juristas por la Discapacidad. Todos los derechos reservados. 2022

Esta página web usa cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales.

Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies