El Comité Paralímpico Español (CPE) y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) acogieron este miércoles con «satisfacción y optimismo» el inicio del trámite parlamentario de la nueva Ley del Deporte, que se encuentra en el Congreso de los Diputados, y reclamaron a todos los partidos políticos que hagan «un esfuerzo de consenso» para lograr «una buena ley que suponga un gran avance en materia de deporte de personas con discapacidad».

El CPE ha participado activamente en todo el proceso de elaboración de la ley al trabajar de manera coordinada con el equipo del Consejo Superior de Deportes (CSD) durante los años en los que ha venido gestándose esta nueva norma, que vendrá a sustituir a la actual, vigente desde 1990. Además, todas sus sugerencias contaron con el acuerdo y respaldo del Cermi y de las federaciones españolas de deportes de personas con discapacidad, con las que mantuvo numerosas reuniones de trabajo.

Asimismo, el CPE y el Cermi buscan el apoyo mayoritario de todos los partidos del arco parlamentario a las líneas generales de la ley, mediante encuentros con prácticamente todos los grupos.

Ambas entidades valoraron «enormemente» que el texto marque «de manera clara» que la promoción del deporte practicado por personas con discapacidad es «el segundo gran eje de impulso de las políticas en materia deportiva de esta ley» (el primero se refiere a la igualdad de trato entre mujeres y hombres en el ámbito del deporte).

«La igualdad en el deporte se consigue integrando hombres y mujeres con discapacidad en la práctica deportiva pudiendo disfrutar de los beneficios aparejados a la misma. La igualdad debe ser concebida de manera global, sin ignorar ningún colectivo o individuo. Se pretende que la integración de todas las personas deportistas en estructuras organizativas comunes sea una herramienta de cohesión, abriendo la vía a la participación en los órganos de gestión y de gobierno”, apunta el preámbulo del proyecto de ley.

Para sentar sus referencias al deporte inclusivo, el texto fija una definición al respecto: «Por deporte inclusivo debe entenderse toda práctica deportiva que favorece la inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad, jugando un papel relevante aquellas actividades que prevén esa práctica conjunta entre personas con y sin discapacidad, y siempre buscando la igualdad de oportunidades y condiciones entre personas con y sin discapacidad en el ámbito del deporte». Además, agrega que este tipo de deporte y los programas que lo desarrollen estarán considerados como «de interés general».

Para el CPE y el Cermi, una «gran aportación» del proyecto se refiere a la obligación de que los estatutos de las federaciones deportivas prevean la existencia de una comisión de deporte de personas con discapacidad para promover la práctica de la modalidad deportiva correspondiente entre estas personas, preferentemente con un enfoque inclusivo, además de luchar contra situaciones de discriminación por razón de discapacidad en el ámbito de cada federación.

INTEGRACIÓN FEDERATIVA

El texto también apuesta por “la integración de todas las personas deportistas en estructuras organizativas comunes” como “una herramienta de cohesión, abriendo la vía a la participación en los órganos de gestión y de gobierno”. Así, se fomenta que las federaciones “puedan instrumentalizar modelos de integración para personas con discapacidad, de manera que a ellas se incorporen todas las personas que practican una misma modalidad deportiva”. Se pretende aprovechar las estructuras federativas de la federación deportiva de la modalidad respectiva para permitir el crecimiento de la práctica desarrollada por personas con discapacidad.

Esta integración de las modalidades de personas con discapacidad en la federación deportiva española será, además, “obligatoria” cuando así se haya hecho en la correspondiente federación internacional, lo cual “se hace extensiva a las federaciones autonómicas, que no podrán integrarse en la correspondiente federación deportiva española si no dan cumplimiento a dicha integración en su respectivo ámbito territorial”.

No obstante, en el caso de las modalidades actualmente incluidas en las federaciones deportivas para personas con discapacidad, el proceso de integración antes descrito deberá contar obligatoriamente con el acuerdo ratificado por las asambleas de las federaciones de origen y destino. Además, mientras este proceso no se produzca, las federaciones españolas de deportes para personas con discapacidad tendrán garantizada por ley su existencia y desarrollarán las modalidades y especialidades deportivas que estén contempladas en sus estatutos.

En cuanto al deporte paralímpico, el proyecto de Ley del Deporte dedica un capítulo específico al Comité Olímpico Español (COE) y al CPE. Reconoce la importancia de su labor “y garantiza la igualdad de ambos en el ejercicio de sus funciones, así como en lo relativo a sus obligaciones y derechos”. Al Comité Paralímpico Español se le define como “una asociación sin fines de lucro, dotada de personalidad jurídica, cuyo objeto consiste en el desarrollo del Movimiento Paralímpico y la difusión de sus ideales”.

En atención a este objeto, “el Comité Paralímpico Español es declarado de utilidad pública” y se establece la protección de sus elementos representativos: “La explotación o utilización, comercial o no comercial, del emblema o símbolos paralímpicos, las denominaciones ‘Juegos Paralímpicos’, ‘Paralimpiadas’ y ‘Comité Paralímpico’, y de cualquier otro signo de identificación que por similitud se preste a confusión con los mismos, queda reservada en exclusiva al Comité Paralímpico Español. Ninguna persona jurídica, pública o privada, podrá utilizar dichos emblemas y denominaciones sin autorización expresa del Comité Paralímpico Español”.

El texto introduce como novedad entre las funciones del CSD la de “establecer políticas públicas de fomento de la práctica deportiva en las personas con discapacidad, en colaboración con el resto de administraciones públicas, con las federaciones deportivas españolas y con el movimiento asociativo de las personas con discapacidad, manteniendo una visión transversal de las necesidades de estas personas en todos los ámbitos del deporte”.

FINANCIACIÓN

Además, el proyecto legislativo establece “líneas específicas de subvenciones y otras vías de financiación” con el fin de “dotar a las federaciones deportivas españolas de los recursos necesarios para dar cumplimiento a las obligaciones establecidas” en la ley con referencia al deporte de personas con discapacidad.

En este sentido, la norma especifica que los Programas de Desarrollo Deportivo -el instrumento por el que las federaciones deportivas españolas y el CSD acuerdan objetivos, programas deportivos, forma de financiación y estructuras de sus modalidades- deberá “reflejar necesariamente las modalidades practicadas por personas con discapacidad” y “consignarse un presupuesto específico para dicha modalidad de personas con discapacidad”.

Entre otros aspectos que recoge la nueva ley, cabe resaltar, en el ámbito de la accesibilidad, el “mandato a los distintos poderes públicos” para que las instalaciones deportivas “cumplan, como mínimo, los estándares de accesibilidad universal, con la finalidad de que las personas con discapacidad puedan disfrutar, en régimen de igualdad, de las instalaciones deportivas, además de que se respeten las normas esenciales de seguridad y sostenibilidad”. Y añade que “dichos estándares deberán tener en cuenta las especificidades del material deportivo que utilizan las personas con discapacidad”.

Asimismo, el CPE y el Cermi destacaron que en el texto se ha introducido «en numerosas ocasiones» a la discapacidad como una de las razones sobre las que prevenir violencia, discriminación o incitación al odio, junto a otras razones como el sexo, la raza, la religión, la opinión o la orientación sexual, así como el llamamiento a “los poderes públicos y las entidades deportivas” para que promuevan “una mayor visibilidad del deporte de personas con discapacidad en los medios de comunicación, especialmente en los de titularidad pública”.

El proyecto de Ley del Deporte supone también la culminación del trabajo realizado en el Libro Blanco del Deporte de Personas con Discapacidad en España, elaborado por el CPE, el Cermi y la Fundación ONCE, que sirvió como material de partida para plantear una agenda normativa que ha quedado recogida en la norma.

Fuente: https://www.servimedia.es/noticias/comite-paralimpico-cermi-piden-union-politica-para-nueva-ley-deporte/3146461

Este sitio es propiedad de Red de Juristas por la Discapacidad. Todos los derechos reservados. 2022

Esta página web usa cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales.

Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies