La Oficina de Atención a la Discapacidad (Oadis), dependiente del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, ha constatado en un informe la falta de accesibilidad en teatros y otros espacios culturales de Madrid, y que provoca que muchas personas con discapacidad vean limitado su acceso a la cultura.

“Estamos hablando de un derecho de acceso a la cultura, al ocio y al recreo. Si a las personas se les impide o se les cercena ese derecho, se les imposibilita buena parte de su actividad humana”, denunció en declaraciones a Servimedia el presidente del Comité Español de Representantes de las Personas con Discapacidad (Cermi) de la Comunidad de Madrid, Óscar Moral.

Este informe tiene lugar tras una denuncia del Cermi en la que recogía posibles vulneraciones de la Ley de Accesibilidad Universal, que, desde el 4 de diciembre de 2017, obliga a que todos los edificios y espacios sean accesibles a las personas con discapacidad o movilidad reducida en aquellas edificaciones existentes antes del 4 de diciembre de 2010.

Esto incluye a teatros, cines, salas de conciertos y otros espacios analizados en el informe como la plaza de toros de Las Ventas. Tal es el escaso compromiso con la accesibilidad, que muchas de las cartas enviadas a las instituciones culturales para recabar información fueron devueltas, con varios teatros e instituciones que obviaron una respuesta.

Los espacios que ni tan siquiera contestaron a la petición del informe sobre accesibilidad fueron el Teatro Alfil, el Teatro Fígaro-Adolfo Marsillach, el Teatro Nuevo Alcalá, el Teatro Nuevo Apolo, el Teatro Príncipe Gran Vía, el Teatro Reina Victoria, la Plaza de Toros de las Ventas y la Sala Riviera.

Entre quienes sí aportaron información sobre su accesibilidad, se han detectado carencias como que muchas taquillas no cumplen las condiciones de accesibilidad previstas en el Código Técnico de Edificación o la ausencia de un itinerario accesible para entrar en el edificio de forma que personas con discapacidad puedan acceder fácilmente.

Además, como recoge el informe de la Oadis, “se utilizan rampas móviles cuando puede ser posible la ejecución de obras de accesibilidad”, mientras que se detecta la “ausencia de barandillas en escaleras anchas”.

Asimismo, muchos aseos siguen sin ser accesibles y, en ocasiones, los teatros no cuentan con bucle de inducción para que las personas con discapacidad auditiva puedan recibir información y comunicarse, mientras que el número de plazas en las gradas para personas con discapacidad es “insuficiente”.

Para acceder a la noticia al completo acceder al siguiente enlace: https://www.servimedia.es/noticias/1835384

Fuente: SERVIMEDIA

Este sitio es propiedad de Red de Juristas por la Discapacidad. Todos los derechos reservados. 2022

Esta página web usa cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales.

Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies